El futuro no existe

November 11, 2019

 

 

Cuando pensamos en “futuro” o en “futuros” ¿qué imagen o palabra se nos viene a la cabeza? 

 

Nos encontramos en un periodo de la historia en donde ecológicamente ya no hay marcha atrás y nos espera un futuro que parece poco prometedor en lo que respecta al medio ambiente, igualdad y recursos.  Hemos agotado los recursos y también se nos está agotando el tiempo. Hemos sido capaces de llevar a la extinción a mas de 1 millón de especies.  Hemos conseguido abrir brechas de desigualdad casi inalcanzables. ¿cómo nos imaginamos en treinta o cincuenta años? ¿cómo es probable que estemos? ¿cómo nos gustaría estar en ese futuro que imaginamos?

 

La tecnología nos ha servido como un anzuelo inspirador para hacer las cosas que siempre hemos soñado hacer: queríamos volar y hemos volado, queríamos ir a la luna y hemos ido incluso a Marte… Hemos convertido la tecnología en una máquina de nuestros sueños.  Pero estos sueños ¿de quienes son? ¿qué soñarán los 700 millones de personas que no tienen acceso a agua potable? ¿pensarán en drones y en criptomonedas? ¿en qué estamos invirtiendo el tiempo y el dinero de la investigación? 

 

Los diseñadores somos una minoría decidiendo y diseñando para otra minoría que decide y piensa para otra minoría que gobierna el mundo y toma las decisiones.  El resto de la población se dedica a una sola cosa: a sobrevivir.  En los “futuros” que estamos diseñando señoras y señores no estamos haciendo un hueco para todos. 

 

El futuro no existe en el tiempo:  El futuro es la suma de todos los hoy.  El futuro tal cual lo pensamos como un lugar al que un día vamos a llegar no existe. Tenemos que volver a darle valor a las decisiones del presente con mirada a largo plazo, pero en el presente.  Un futuro diseñado no es nada si no está vivo. Vivirá mientras seamos capaces de activarlo, de pasarlo de la teoría a la realidad y seamos capaces de permearlo hasta las prácticas individuales más íntimas de cada ser humano.

 

Hay tantos “futuros” como realidades y personas y ese es uno de los problemas más grandes al que nos afrontamos hoy como humanidad y es que las soluciones a problemas globales tienen tantas perspectivas y variables como culturas y realidades.  

 

Tenemos la responsabilidad de diseñar de forma inclusiva, de forma humilde, humana y sostenible.  Tenemos que empaparnos de realidades, perspectivas y contextos que no son los nuestros.  Tenemos que salir, vivir, mirar y explorar realidades para poder entonces diseñar con sensatez y humildad un mundo en donde quepamos todos.

 

Tenemos que activar el futuro todos los días, en todas las decisiones que tomamos, estamos creando el futuro que queremos para nosotros pero también para los demás impactando de forma individual y subjetiva, en nuestra forma de pensar, en nuestro cuerpo, en nuestro alrededor y también en personas y contextos que están a miles de km de distancia. El futuro no existe, es presente.

 

Leer entrada en Soulsight Thoughts 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload